Si algo parece, usualmente es

Con excepción de las ideas causadas por la paranoia, los celos y enfermedades mentales peores, usualmente nuestras conclusiones empíricas son bastante acertadas.

Hemos aprendido y luego desaprendido cosas valiosas de manera empírica, la medicina tradicional es una de ellas, curiosamente las “drogas naturales” siguen siendo muy populares entre los aficionados a los psicotrópicos…

Pero no es de medicina, ni de tradiciones de lo que quiero escribir hoy, mas bien se trata del tema recurrente en este espacio últimamente: política y sociedad.

La inspiración la tomo de las valiosas declaraciones que hemos tenido por parte de funcionarios públicos, periodistas y gente común y corriente sobre las elecciones, la guerra contra el narco, la libertad de expresión y hasta la autoproclamada abundancia económica de Elba Esther.

Qué tenemos en común en todos esos temas? Una discrepancia enorme entre percepciones. Por un lado está la percepción de muchos que opinan por ejemplo que las pasadas elecciones estuvieron llenas de irregularidades, contrastando con las versiones “oficiales” de que la transparencia ha sido histórica.

Cómo podemos congeniar ambas opiniones sobre una sola realidad? Simplemente decretando una de ellas falsa. Sin embargo, no es trivial determinar de manera dura quién miente, ya que por un lado tenemos la contundencia de la conclusión basada en la observación y por otro la frialdad de la ley que no puede darse el lujo de dar sentencia sin pruebas.

Bueno, pues resulta que la gente vió en el proceso electoral entrega de despensas, un uso masivo de medios de comunicación incluso años antes de iniciar el proceso formal de campaña, vieron tapizados sus caminos diarios de espectaculares y se enteraron del tráfico de influencias en diferentes niveles de las esferas políticas y del poder en general. Por mera percepción una fracción de la población concluye que necesariamente hubo que haber sobrepasado límites de gastos, y algunos se atreven a decir que esa lanita extra muy probablemente vino del narco. No ayuda mucho, o si, el hecho de que hubieran salido a la luz los casos del monexgate y sorianagate, en los que con toda oscuridad se han manejado las investigaciones oficiales incapaces de corroborar ni siquiera las pruebas que tanto partidos polticos como medios de comunicación han entregado.

Ahora la contraparte percepcional, el yang de este ying, el día de esta noche, o de plano la tan necesaria y romántica media naranja en este idilio social. Tenemos a un gobierno pronto a sacar conclusiones, cuando le conviene o cuando quiere. Resulta que todo el aparato oficial se dió a la tarea de validar y dar por hechos los resultados de las elecciones, ni siquiera hubo algun tipo de defensa para la candidata del partido del poder, vamos, la mujer se fue del país de vacaciones inmediatamente, ni ella tenía el más minimo interés en pelear nada, las elecciones fueron legales, transparentes e históricas… El IFE lo confirma. ¿Cómo explican la percepción general? Pues como imaginación prolífica o de plano paranoia colectiva causada por escuchar los discursos monotónicos del Peje. Ninguna prueba ha sido validada en las investigaciones, no pregunte usted bajo qué argumento se han invalidado las que se han hecho del conocimiento público, es asunto de seguridad nacional, o secreto de una investigacin en proceso, o el mucho más elegante “secreto bancario”.

Un relato similar podemos redactar en el tema de la guerra contra el barco, la devaluación del salario mínimo, la objetividad de Televisa, la honestidad de [inserte politico de su preferencia], etc., etc., etc.

Tal parece que la elite política de este país tiene demasiados problemas para desempeñarse de manera tal que no parezca que están robándonos, estafánsonos, haciendo negocios ilícitos, aceptando sobornos o de plano trabajando en la nómina de los grandes capos del narco. Vamos, qué tiene que estar haciendo PEMEX con cuentas bancarias en paraisos fiscales? Es diversificación de inversión y no el proceso de exportación de riquezas ganadas de manera ilícita?

Percepciones, percepciones… Aquí no pasa nada, es pura imaginación de la gente, aquí hay pocas ejecusiones al día, si vieran las atrocidades que se ven en Iraq o Afganistán! Elbita no se hizo rica robando dinero del sindicato, ha sido una excelente inversora, tanto que tiene propiedades que ni ella misma sabía que tenía…

Despertemos de este sueño, veamos la realidad de este país. Usted escoga cuál le gusta 🙂 y si necesita, le podemos mandar una pastilla azul o roja, es a gusto de cada quien.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Posted by: garaged on

Tags: ,